Seguidores

lunes, 10 de septiembre de 2012

Quizás no fue todo lo perfecto que imaginamos, ni lo que habíamos soñado. Pero los dos estabámos convencidos de que eso no era normal. Cada uno nos levántabamos con la esperanza de hablar con la otra persona. Encender el ordenador y ver su nombre era como un rayo de luz en todo lo que pudiera pasar. Quizás no empezamos tan bien como estamos ahora, quizás nos faltaba esta confianza. Se pueden buscar tantos culpables, tantos "quizás"...
No pensé que volvería a pasar esto, y aún me sigo asombrando. Esperas esas palabras tan bonitas en las despedidas, estos "te quiero" sin venir al caso, esa hora de que se conecte.
Al principio era como un entretenimiento, con te quieros falsos, algo con lo que pasar el rato. Pero con la tontería, se hizo mayor todo. Ese entretenimiento se fue convirtiendo en algo mayor. De vez en cuando un "te quiero", un "ven pronto,porfavor". y ahora vuelve otra vez la típica frase: puta distancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario