Seguidores

viernes, 5 de octubre de 2012

El móvil vibra encima de aquel escritorio blanco lleno de libros. Lo enciende y mira.

-Buenos días,pequeña. ¿Cómo has dormido hoy? Estaba deseando hablar contigo...

Entonces aquella curva tan bonita a la que algunos llaman "sonrisa" se hace más grande. Ella teclea,pero no sabe qué es lo que en realidad tiene que responder. Está nerviosa, contenta. En este momento diría tantas cosas...
Analiza la frase, una y otra vez. "Buenos días,pequeña. Buenos.. pequeña..deseando.."
Después de aquel análisis decide escribir, acabando con una sonrisa. Pero no es nada comparado a la que ella realmente tiene.
Está deseando llegar a casa para hablar con él, todo lo malo que ha podido pasar durante el día se esfuma con tan solo un: Hola enana. Es una de las palabras que más le gusta,y con las que más se ruboriza. Tontería a tontería se pasa la tarde, llega la noche,la hora de irse a dormir. 

-Bueno, -ese bueno ya le suena mal.
-Pequeña,me voy a dormir.
No sabe qué decir.
-Quería decirte, que eres.. no sé, increíble. Eres lo mejor que me ha pasado bonita. Te amo. -Eso era lo que ella realmente esperaba, ese final. Lo que iba a ser el principio de aquel cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario