Seguidores

martes, 9 de octubre de 2012

Ese preciso y precioso instante lo recordaré siempre. Su mano se encontró con la mía, un poco fría y temblorosa, y entrelazamos los dedos. Le miré y me sonrió. No recuerdo haber visto nunca una sonrisa tan bonita como esa.
Sonreí. Decidí apoyar la cabeza en su hombro,el momento lo pedía a gritos.
Me pareció oír que decía algo, pude entender un: "Me encantas, pequeña."
No puedo describir exactamente lo que sentí en ese instante,me resulta imposible. Fue una mezcla de sentimientos,impulsos,pensamientos, sonrisas,..
Al salir del cine me abrazó, me pareció ver que cerraba los ojos y sonreía. No pude evitarlo y susurré un: "No me sueltes nunca."

No hay comentarios:

Publicar un comentario