Seguidores

miércoles, 2 de enero de 2013

Y como otro año más, Carla no esperaba ningún mensaje en especial, ni "felices años", ni nada por el estilo. Para ella era un día normal, como otro cualquiera. Siempre había soñado con recibir un mensaje el día 31 de diciembre a las 00:00. Pero no de cualquiera, sino de él. Ese chico alto y moreno, con unos brillantes ojos grises. Ese chico al que llamaban David. Decidió dejar el móvil en su cuarto, sabía que no iba a recibir nada, y fue al salón. Como todos los años, se tomó las doce uvas al son de las campanadas. Pero ese año era diferente. Oyó a lo lejos un trozo de su canción favorita sonando. Era su móvil. Tenía un mensaje. ¿De quién sería? 
Será del saldo. O de alguien felicitando el año. Bah.. -dijo triste.
Pero la curiosidad se le apoderó. Fue corriendo a su cuarto a buscar el móvil. Lo encendió y pudo ver: "Un nuevo mensaje". Era un número desconocido. Decidió leerlo. Mientras lo hacía esa preciosa sonrisa que tiene de enamorada florecía. En el mensaje ponía:

"Hola Carla. No sé si sabrás quién soy, mi nombre es David. Estudio en tu mismo instituto y hace tiempo que te conozco de vista. Quisiera dar un paso más y conocerte más. Siento haberte mandado este mensaje y no poder decírtelo en persona,pero, como he dicho, no puedo. Soy muy tímido. 
Bueno, ya me dirás. Te quiero."

No hay comentarios:

Publicar un comentario