Seguidores

martes, 9 de abril de 2013

Comienza un nuevo día, en principio, igual al anterior, pero cada día ella lograba que fuera diferente. 
Ella conseguía sacarme miles de sonrisas al día, conseguía hacerme reír en el día más gris, conseguía que en cada abrazo se me olvidase cualquier preocupación, conseguía borrar cada lío en mi cabeza solamente con una sonrisa de las suyas, conseguía que aumentaran mis ganas de abrazarla cada segundo, conseguía que en cada uno de esos abrazos pensara en no soltarla jamás... y todo eso lo podía hacer una persona, solamente una, ella.
Al otro lado estaba ella, con los mismos pensamientos que él.
En aquellos días tristes, en esos en los que el sol se esconde, solamente estaba él. Y, ¿para qué seguir si era todo parecido a la situación de él? 
Sólo cambiaban esos abrazos, en los que ella se tenía que elevar poniéndose de puntillas y él agachándose, esas bromas y piques que se lanzaban el uno al otro, de los que acababan arrepintiéndose y diciendo que se echaban de menos, él cediendo antes que ella, eso sí.
Ni la lluvia más amarga ni el día más gris le hacían cambiar de idea sobre verse.
Pero no todo es tan perfecto, tienen sus más y sus menos, tienen días bordes, tienen días malos, pero al final todo lo soluciona un: "Odio estar así contigo." 
Es cierto, en estos momentos se pasa mal. Pero todo se calma con la respuesta a esa frase y las frases que vienen después. En realidad, ellos se quieren más de lo que imaginan, para él es su enana, y para ella es su idiota.
Pero se querían más de lo que cada uno imaginaba del otro.

1 comentario:

  1. hola tienes un blog muy bonito, yo estoy empezando con el mio pásate y déjame tu opinión. SI me sigues te sigo un besitoo

    ResponderEliminar