Seguidores

sábado, 8 de noviembre de 2014

Jamás entenderé cómo somos capaces de centrarnos, poner nuestro empeño en una cosa, que por mucho que la fuerces no funcionará, incluso se romperá la cuerda antes de ser tensada (ni yo sé qué quiero decir exactamente). ¿Pará que conformarnos con últimas conexiones? ¿Con me gustas de Instagram, o con retweets? ¿Hasta dónde estamos llegando? Para qué conformarnos con el claro ejemplo de persona que no mueve un dedo por nadie, siendo que hay otra que movería montañas?Incluso puede que más cerca esta última. ¿Somos gafes? ¿No lo intentamos lo suficiente?
Movemos nosotros montañas por personas que ni siquiera merecen que muevan un grano de arena por ellos, y olvidamos a esas personas que no paran hasta que te sacan qué te pasa, o supongo que se rendirán e intentarán el camino difícil: hacerte sonreir. ¿Somos tontos? ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario