Seguidores

lunes, 22 de junio de 2015

Diría que yo siempre he tenido confianza en mí misma y he pensado que lograría todo. Pero mentiría. Siempre he pensado que es mejor pensar que no lograrás algo, y luego lograrlo (da más satisfacción). Es mejor eso que estar seguro de que conseguirás algo, y llevarte la decepción de tu vida por no alcanzarlo. Quién sabe, a veces nos gustan más las decepciones. Pueden traer alegrías, a corto o a largo plazo.
Sólo diré que todo cuesta, que, como dicen, lo imposible sólo tarda un poco más. Y la palabra "imposible" necesita de un empujoncito nuestro.... ¿o nosotros de esa palabra? Es indiferente, siempre necesitaremos un empujón, correr carrerilla y saber que hay una colchoneta enorme cuando llegues, para amortiguar la caída, o simplemente un abrazo para evitar hundirte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario