Seguidores

jueves, 2 de julio de 2015

Siempre me ha parecido una idiotez escribir textos en las redes sociales que luego, las personas a las que van dirigidas esos textos, no los van a leer. Por ello, en estos días especiales como el día de la madre o del padre, o los cumpleaños, prefiero mil veces decirles a la cara todo lo que opino, y la suerte que tengo de tenerles. Pero, ¿qué pasa con la gente a la que no puedes ver? ¿Cómo le digo a mi abuelo la suerte que tengo de tenerle, si no le tengo? Es una tontería hacer estas cosas, soy la primera que lo piensa, pero algo me dice que él (y más gente) lo ve.
No tengo ninguna canción que me recuerde a él, ningún vídeo con él, ya que prefiero tener recuerdos que tener la galería llena de fotos y vídeos. Prefiero cerrar los ojos y acordarme del tacto de su camisa, que ver mil fotos de él con camisa. Y prefiero acordarme de sus manchas en la cabeza y la cara, de sus ojos azules, o grises... nunca supe definir de qué color eran, y eso me encantaba.
Pensamos que lo mejor es que la gente pueda observar que nos acordamos de alguien mediante fotos y textos y demás, pero a mí eso me da igual. Prefiero que mi abuelo se fuera con miles de recuerdos míos, porque sé que lo que haga ahora no servirá para nada. Sé que él, desde allí arriba o desde donde esté, se acuerda de los paseos que le daba con la silla de ruedas, de las carreras que hacíamos, de los dibujos de animales (a él le salían torcidos, sus rayas nunca fueron rectas... Es lo que tiene el parkinson).
Prefiero acordarme de cuando le daba de comer, cuando ayudaba a cambiarle... Y, por cierto, para todas aquellas personas que desprecien esta labor y digan esa expresión de "qué asco", ¿acaso vosotros no haríais lo mismo? Y, si la respuesta es no, ¿qué pasará cuando vosotros seréis mayores? ¿No querréis que alguien como estas personas os cuiden? ¿No querréis que se preocupen por vosotros las mismas personas a las que ahora despreciáis? Porque, a mí, esto, no me da nada de "asco", como decís. ¿Qué importa darle de comer a una persona y limpiarle cuando ves la sonrisa que tiene? Que sepáis que a estas personas, a las que llamamos vegetales, tampoco les gusta molestar, y ellos desearían moverse y hacer todo esto solos, pero es lo que tiene la imposibilidad. Y, sinceramente, veo que estas personas valoran el esfuerzo de quienes los cuidan por sus ojos, ya que hablar, algunos, no pueden. Pensad lo que queráis, a algunos ni les cambiaré de idea, pero yo valoraba más el brillo de los ojos de mi abuelo al darle de comer que todos los cuidados que había que hacerle.
Después de toda esta chapa, sigo. (Quien quiera leerse todo esto, adelante.)
No voy a hacer un texto dirigiéndome a él, ya que ninguno de mis seguidores es él. Sino que únicamente espero que se acuerde de mí, y que ese brillo de sus ojos no se apague jamás, porque es lo más bonito que he visto en mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario